Leal, Gestor Cultural

Por: Álvaro Verdes, Dir. de la Casa Simón Bolívar

Eusebio Leal captó de manera singular lo bello y lo sublime de las columnas y sinuosidades de ese sujeto llamado La Habana. Con una sensibilidad propia y auténtica, observó, desde la reflexión y el deslumbramiento,  los diversos rostros de la ciudad que languidece y renace continuamente en la vida cotidiana de su gente. Y precisamente encontró en sus moradores el hábitat de la savia sagrada que no puede perderse. Memoria, comportamientos, actitudes, lenguaje, costumbres y tradiciones son los componentes de una identidad que discurre entre angostas calles y edificios antiguos que complementan la creatividad vivificante del individuo,  quien en la conciencia inconsciente de su devenir, dialoga armónicamente con su medio y carga sobre sus hombros un retablo de la cultura universal. De ese modo, cual psicoanalista pertinaz de oído agudo, Leal  dejó que La Habana desde su diván hablara de sí misma, de sus pesares y proezas, de sus fracasos y desvelos. No interrumpió su discurso y con todas las imágenes y palabras que obtuvo, facilitó su reconstrucción vital para que, como señora de tiempos, mostrara la dignidad de su ser pintoresco y confluyente.

Entonces, más que historiador, arqueólogo, sabio y hombre de letras, Eusebio se presenta ante la posteridad como un develador de esencias identitarias. Para acercarse a esa capacidad aglutinadora se ha organizado para este verano 2022 la segunda edición del Andar Leal, Gestor Cultural, con el propósito de valorar la gestión cultural del inolvidable Historiador a partir de la diversidad de perfiles institucionales que se encuentran hoy en el Centro Histórico y que son expresión de la génesis multiforme de la urbe. Al mismo tiempo, se constatará el impulso de proyectos sociales que dan la medida del desarrollo de un concepto integral de cultura, no restringido únicamente a las expresiones artísticas sino que engloba varias manifestaciones de la producción material y espiritual de la sociedad.

El itinerario  tendrá lugar el viernes 12 de agosto a las 10:00am y el punto de partida será la calle de madera, adjunta al Palacio de los Capitanes Generales. Los participantes se incorporarán a la calle Oficios donde se realizará una parada en la Sala del Rezo, espacio en el cual cobra vida ritual el Islam en nuestro contexto y se apuntarán las vías de encuentro entre las culturas cubana y árabe. Seguidamente, en la calle Obrapía se intercambiará con especialistas de la Casa de México que ha sido referente de la modalidad de las Casas Museos en el Centro Histórico y promueve desde sus predios las relaciones intrínsecas entre Cuba y la nación azteca. Con el fin de cultivar el gusto refinado y las bellas artes, La Habana Vieja se engalana hoy con numerosos talleres-estudios donde cultores importantes conciben y dan vida a sus producciones. Para palpar esa realidad, en el taller de cerámica Terracota 4 de la calle Mercaderes, se quemará una pieza de barro por los artistas Ángel Norniella y Amelia Carballo quienes han tenido una presencia constante y grata en el medio desde los años noventa a petición de Leal. Durante la travesía los guías del Andar dialogarán sobre proyectos sociales de gran impacto comunitario como el Hogar Materno Leonor Pérez, el Centro de Rehabilitación Infantil Senén Casas Regueiro, las viviendas protegidas para adultos mayores y el trabajo especial con las instituciones escolares del Centro Histórico cuyo epítome son las aulas museos. Incorporados a la calle Amargura, se visitará la sede de la Sociedad Civil Patrimonio, Comunidad y Medio Ambiente y la Casa Eusebio Leal, centro paradigmático para investigar y divulgar su obra. Seguidamente por la calle San Ignacio habrá una obligatoria parada en el Museo del Automóvil por la impronta cultural que tiene este vehículo en la identidad e iconografía popular citadinas. Finalmente, en la Plaza Vieja, frente al Palacio del Marqués de Prado Ameno, concluirá el recorrido con especialistas de la Dirección de Gestión Cultural de la Oficina del Historiador, sede fundamental para la articulación entre comunidad y cultura.

Deje su comentario