Continúa la Jornada de acciones en homenaje a Eusebio Leal

Cuando me pierda regresaré de mar

entre tus muros me vestiré de sal

estaré aquí bajo la sombra

del bardo que te nombra

anclada para siempre en ti.

Liuba María Hevia

 

Por Glenda Pérez y Evelyn Fernández

 

A homenajear el natalicio del Dr. Eusebio Leal Spengler, se dedicó este viernes 10 de septiembre, una serie de acciones culturales que recordó las facetas de Leal Ecologista, Humanista, Gestor Cultural, Educador y gustoso de las artes. Así, en vísperas de su cumpleaños se desarrolló, en la Plaza de San Francisco de Asís, un acto por el aniversario 20 de la creación de la Empresa de Seguridad y Protección Baluarte, que año tras año protege el patrimonio cultural atesorado dentro de la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana (OHCH), la siembra de ocujes en la Plaza de Armas, el concierto Mi vieja Habana, de Liuba María Hevia, dedicado a los adultos mayores; así como la exposición Lealtades, del fotógrafo Néstor Martí, y un sentido homenaje en la Casa de los Árabes.

La siembra de 6 ocujes, en reposición, se efectuó como parte de un proyecto de reforestación de la Plaza de Armas, primer espacio público que tuvo la ciudad de La Habana. El Dr. Michael González, Director de Patrimonio Cultural de la OHcH, en sus palabras recordó que el pensamiento ecológico ha estado en las líneas de trabajo la Oficina del Historiador y así del eterno Eusebio Leal, quien siempre propició el cuidado y respeto del espacio verde. De igual forma, agradeció el trabajo constante de los jardineros de este espacio y de la Quinta de los Molinos.

El acto presidido por el Consejo de Dirección de la OHcH, encabezado por su Directora Adjunta, Perla Rosales, el Presidente del Gobierno de la Habana Vieja, Fredy Esteban Francés Gallo, el Presidente del Consejo Popular Catedral, Ángel Aguilera Castillo y Carlos Vázquez, director del Jardín Botánico Nacional fue organizado por la Dirección de Inversiones, a partir de quienes surgió la iniciativa, que contó con el apoyo de la UEB de Mantenimiento, artífices del trabajo de jardinería y el Jardín Botánico, con su entrega de los seis ejemplares de ocujes, según palabras de Marta Rosa Báez Gato, Especialista del Departamento de Inversiones y Nuevas Viviendas de la Dirección de Inversiones.

“Frente al Templete y en la Plaza de Armas estos ocujes crecerán y serán árboles frondosos y cuando los veamos crecer, podremos pensar también que la Oficina está creciendo, la naturaleza y la vida”, culminó Michael González, antes de la siembra.

Posteriormente Liuba María Hevia le cantó a Eusebio Leal y a La Habana. Mi vieja Habana fue el concierto que en esta mañana dedicó esta gran cantautora, a horas de cumplirse el aniversario 79 de su natalicio. Así, entre los muros del Antiguo Convento de Belén, hoy Hogar de Ancianos, deleitó con una exquisita selección, que movió el sentir de los allí presentes. Su público, los ancianos residentes del centro, que con tanto sigilo han sido cuidados en estos duros tiempos de pandemia, acogieron y agradecieron el encuentro íntimo que ofreció Liuba María Hevia, quien lo definió como un privilegio.

“Estoy también aquí para celebrar lo que fue la vida de Eusebio Leal, porque él siempre ha sido parte importante de todas las cosas buenas que suceden en esta Ciudad (…)”, expresó emocionada la intérprete. Así mismo, contó su primera experiencia en el Convento de Belén, proyecto del que confesó enamorarse.

Con la canción que da título al disco Ángel y Habaneras, al que el propio Eusebio le dedicara unas palabras, pues “siempre fue defensor del arte, de lo que fuera hermoso y nos representara y en este caso la Habanera”, comenzó concierto que continuó con Mariposita de primavera, de Miguel Matamoros, y Veinte años, de María Teresa Vera. De igual forma, con la naturalidad y espontaneidad que caracterizan sus presentaciones dejó espacio a los abuelos, para complacerlos con el antológico tema “Quiéreme mucho”. La cancionística infantil también tuvo espacio, con las reconocidas “Estela, granito de canela” y “Lo feo”, de Teresita Fernández.

“Con los hilos de la luna” o la canción del abuelo como muchos la conocen fue otro de los temas tarareados por el público, sobrecogidos por la singularidad y sentimiento de la letra. Al cierre, la canción preferida de Eusebio de su repertorio, Mi vieja Habana, sonó en sus cuerdas para así agradecer una vez más la posibilidad de este encuentro, porque según expresó la cantante: me hace feliz, me renueva, me enseña y me dan ganas de vivir.

Lealtades en la Casa Pedroso y la Casa de los Árabes

Situada en la esquina de Obrapía y Avenida del Puerto, la Casa Pedroso, uno de los ejemplos más controvertidos e interesantes, de la arquitectura doméstica cubana, vio este 10 de septiembre, la inauguración de la exposición Lealtades, del fotógrafo Néstor Martí. “A un día de celebrar la vida del eterno Historiador de La Habana, esta muestra busca sin dejar de tener ese valor de tributo, lo magnánimo que era el Dr. Leal, el matiz íntimo y personal”, según comentó en entrevista al sitio web Habana Cultura, el fotógrafo, “y es justamente en este espacio, la que fuera su penúltima oficina dentro del Centro Histórico.”

“La idea de la exposición surge a mediados del primer trimestre de este año, cuando se comenzó a valorar la posibilidad de restaurar el circuito de Oficinas, que había tenido el Historiador en vida, cuatro espacios imprescindibles, comenzando con el Museo de la Ciudad, pasando por Lombillo, esta sede y la última morada, que hace poco fue inaugurada”, así expresó Álvaro Verdes, Director de la Casa Simón Bolívar, quien además tuviera a su cargo las palabras inaugurales de la muestra.

“La Casa Pedroso ha quedado como testigo de aquellas relaciones de Leal con la comunidad y con las artes, continuó en sus palabras. Este es un proyecto en el cual estamos trabajando diferentes direcciones, especialistas historiadores, galeristas, con vistas al aniversario 502 de la Ciudad el próximo noviembre”.

La muestra de Néstor Martí será el preludio de la rehabilitación de esta edificación, que también acoge la sede del grupo teatral El Arca y su Museo de Títeres. “En las fotografías, se encontrarán las grietas que el tiempo hizo en su cara, en sus canas, el brillo de sus espejuelos y eso justamente era lo que estábamos buscando, encontrarnos nuevamente con él en las celebraciones por su cumpleaños.”

Así mismo, Néstor Martí, explicó que esta exposición se engarza a través de un hilo conductor, una imagen que es la clave de todo y es el retrato que le hiciera en esta misma oficina. “Traté de asumir esa idea del propio Leal y es que él se sentía en ese personaje que se llamaba Eusebio Leal, la persona detrás del mito, detrás del ser social”, aseveró.

La mayoría de las instantáneas son retratos a su persona, desde donde en ocasiones se puede hasta adivinar algún pensamiento, un estado una idea; pero la selección también se trató, con toda intensión, de reflejar ese público que se reunía junto a él y él como parte de esa gran masa.

Para culminar esta gran jornada de viernes, se inauguró en la Casa de los Árabes la exposición de dibujos en homenaje a Leal, de la artista de la plástica Stephanie Rivero; se presentó el catálogo de joyería “Lealtad”, a cargo de Firdaus, primera marca de corte islámico en Cuba y Latinoamérica; se desarrolló un desfile de modas por el emprendimiento cubano de alta costura FIROIA; y se pudo disfrutar de la actuación del grupo de danza y música oriental Cuban Soho.

A la cita asistieron el Excmo. Sr. Faisal bin Falah Al Harbi, Embajador Extraordinario y Plenipotenciario del Reino de Arabia Saudita; Perla Rosales, Directora General Adjunta de la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana (OHCH); Dr. Félix Julio Alfonso, Historiador Adjunto de la OHCH; Michael González, Director de la Dirección de Patrimonio Cultural de la OHCH; Magda Resik, Directora de Comunicación de la OHCH; así como otros directivos y especialistas de la Oficina.

El Dr. Rigoberto Méndez, director de la Casa de los Árabes, encargado de las palabras centrales, recordó la obra de Leal y su interés por fundar esta institución. Así, el 16 de noviembre de 1983 se instauró esta Casa como el primer Museo etnográfico, que explica como influyó esta cultura en la Isla.

“Leal tuvo la maravillosa idea de fundar las casas-museos que se dedican a las culturas de otros países que estuvieron en Cuba y comenzó por la Casa de los Árabes. Luego, se creó la Casa de África, la Casa Simón Bolívar, la Casa del Benemérito de las Américas Benito Juárez, la Casa de Asia y la Casa Oswaldo Guayasamín.”

Asimismo, se refirió al legado de los árabes en Cuba, que va desde el acervo cultural, la arquitectura, la cocina y los vocablos. Además, mencionó la labor de Leal, que siempre abogó por la conservación y salvaguarda de nuestro patrimonio, siempre desde el respeto hacia la comunidad, las costumbres, el medio ambiente y la cultura habanera, cubana y universal.

El público pudo disfrutar de 10 dibujos de la joven y talentosa artista de la plástica Stephanie Rivero, en los cuales, mediante las técnicas del grafito y la sanguina, muestra a Leal, unido a elementos arquitectónicos y símbolos de La Habana.

Fundado en 2018 por Kira Romero y Tania Pantaleón, el proyecto Firdaus mostró el catálogo de joyería “Lealtad”, que fueron confeccionadas con plata 925 en aleación de titanio y rodio. Las creadoras utilizaron perlas negras, grises y blancas, peridotos, moissanitas, rodolita garnett, topacios azules suizos y londinenses, granates y esmeraldas. Los colores definen la identidad cubana y habanera, los vitrales y la riqueza cromática.

Momento especial fue el desfile de modas, desarrollado por FIROIA, fundada en 2020 por Liliam Hernández y Jorge Enrique Toscano, quienes, junto con los diseñadores-sastres Yunieski Mariño y Mercy Mustelier, crearon un sello que destaca por su valor estético y a la vez funcional.

Acompañados de la joyería de Firdaus, los modelos exhibieron diseños atractivos e innovadores. Entre otras prendas evidenciaron un vestido estampado con varias tonalidades de rosa, falda can-cán de rayón con estampado floral, traje sastre de chaqueta abotonada y pantalón, vestido corte A, camisa de lino negro y pantalón gris de algodón y mono enterizo gris de algodón.

La música y la danza no podían faltar en este escenario, con la compañía danzaria Cuban Soho que expuso un repertorio que abarcó desde ritmos egipcios, libaneses y persas hasta bailes folclóricos árabes y su fusión con danzas cubanas y afrocubanas. “Lágrimas Negras”, en una versión, “Bochinquier” y “Tambor” fueron algunos de los números presentados.

Así, se presentaron dos blends de té, especialmente creados en honor a Eusebio Leal y Silvia Spengler, por parte de la somelier de té y copropietaria de Firdaus Jira Romero. Basado en té negro gourmet de tipo Ceilán, Kimo y Darkgeline está aderezado con bergamota, almendra, naranja, limón y piña. Por su parte, el blend Silvia fue creado sobre una base de té Gyokuro, una variedad japonesa de té verde, cultivado a la sombra y que por su rareza y delicado sabor se conoce como rocío de jade, junto con las esencias de cardamomo, el clavo de olor, el limón y el anís. Además, se dispuso un buffet de comida libanesa halal, cortesía de los restaurantes Espada y Beirut, con platos típicos de esta gastronomía.

Deje su comentario