La Habana renacerá porque solo el amor salva

Por Teresa de Jesús Torres Espinosa

El Historiador de la Ciudad de La Habana, Dr. Eusebio Leal Spengler, intervino de manera magistral en la inauguración del Capítulo Cuba por el aniversario XXV de los Encuentros  Iberoamericanos de Mujeres Ingenieras, Arquitectas y Agrimensoras (EIMIAA), en el Hotel Nacional.

A propósito de los 500 años del nacimiento de la capital cubana, el intelectual mencionó a “las mujeres que a lo largo de la historia brillaron en el talento y la rebeldía”. Explicó que la presencia de las féminas y su capacidad para lograr los más grandes empeños ya no tiene discusión posible en el mundo contemporáneo.

Se refirió a las mujeres ingenieras, arquitectas y a las que han dado su aporte en la gesta rehabilitadora en el entorno colonial habanero. Ellas, dijo,me responden todos los días a los grandes dilemas que el trabajo supone, y realizan a veces lo que nosotros mismos nos podemos.

Comentó sobre las obras de restauración del Capitolio Nacional, cuya cúpula se concluyó luego de una seria labor “de ingeniería para rectificar los daños que el rayo y el tiempo causaron en una obra de hormigón armado y de piedras talladas a 90 metros de altura, sin disponer para ello de una gran grúa”.

También citó al moderno centro de diseño, otro de los proyectos actuales de la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana. Este se levanta en un antiguo inmueble, donde se conjugará lo antiguo y lo moderno, y se nombrará Roberto Gottardi.

Al invitar a los participantes en el encuentro a ver La Habana, sugirió:“No la miren con ojos judiciales los que vienen de otras partes del mundo. A mí me ha tocado siempre lo destruido, lo dañado, lo que nadie aprecia. La capacidad de poder ver es lo de ustedes. Ver la maravilla, en medio de lo roto, de lo venido a menos, y tener esperanza de que con un acto de magia se puede levantar y salvar aun lo que parece perdido. (..) Los pueblos necesitan tener su patrimonio, y si alguien lo destruye, hay que levantarlo”.

Como cierre de su disertación, el Dr. Leal indicó: “Cuando no somos capaces de soñar hemos muerto en vida. Por tanto la belleza es tan importante para la vida como la solución de los problemas. La ciudad dormitorio es triste, porque es una solución de emergencia. Por eso cuando tenemos la suerte de tener una ciudad como esta tenemos que pensarla y salvarla”. (…) La cúpula dorada del Capitolio, “es como el símbolo de una esperanza en mi ciudad, que renacerá y será bella, tiene que ser bella (…) porque solo el amor salva”.

 

Deje su comentario