Cubano, el que profesa el amor a la Patria

Por Teresa de Jesús Torres Espinosa

El Historiador de la Ciudad de La Habana, Dr. Eusebio Leal Spengler, afirmó que “cubano es quien lo quiera ser, el que profesa el amor a la patria, el que tiembla cuando siente el Himno”.

En un intercambio con abogados y otros especialistas de la Fiscalía Provincial y General de la República de Cuba, efectuado en el Colegio Universitario San Gerónimo de La Habana, el intelectual indicó que la génesis del cubano nace de esa huella dejada por la indigenitud, una gota de sangre perdida en nuestras venas, con mayor presencia en ciertos sectores del Oriente de Cuba. “No es determinante en nuestro idioma, pero sí en el nombrar las cosas”.

En otro momento de su intervención explicó que la escuela de Derecho de La Habana, y las facultades de Filosofía y Medicina tuvieron un programa de estudios y un claustro de profesores de excelencia, y formaron “el más puro sentimiento de identidad nacional”.

Más adelante sostuvo que la Revolución unió a valiosos próceres bajo un mismo pensamiento de libertad, y manifestó que ese proceso comenzó en 1868 y sus sucesivas etapas nos llevan hasta el presente.

“Han existido pocas revoluciones; revueltas muchas; alborotos incontables; pero revoluciones que vienen desde abajo como un torbellino y suben como una fuerza de la naturaleza cambiando la sociedad y la historia, han sido pocas”, señaló.

Se refirió el Dr. Leal a la Revolución Francesa y recordó que “por primera vez el pueblo contemplaba a fondo la existencia de una asamblea que toma una serie de medidas de carácter trascendente e increíbles, a lo cual le sigue, al final, la ejecución de los dos reyes, María Antonieta y Luis XVI”.

Añadió que 149 años después de su fin, se inició otra gesta independentista, en 1848; y luego, una tercera revolución, la Comuna de París, donde se instauró un proyecto político popular socialista por breve tiempo, del 18 de marzo al 28 de mayo de 1871.

El Historiador de La Habana evocó a Fidel Castro Ruz, quien “insistía en la necesidad de estudiar filosofía para llegar, tranquilamente, al materialismo dialéctico y a concepciones más modernas de la historia”. Él, dijo, “dejó creadas las condiciones y el camino para lo que debe ser el destino inmediato y futuro de Cuba. Su obra significó muchas cosas: la regularización y el ordenamiento del Estado, la creación de la fuerza orgánica que ha defendido al país en toda circunstancia. Tuvo, además, siempre ese pensamiento de justicia y equilibrio que lo llevó a la distribución de las tierras”.

Antes de concluir el encuentro, la Fiscal General de la República de Cuba, Yamila Peña Ojeda, entregó al Dr. Leal Spengler el reconocimiento de la Toga al Mérito por su incansable labor en la conservación del patrimonio material e intangible de La Habana.

 

 

 

 

Deje su comentario