Inscribirán oficialmente Serie documental Actas del Ayuntamiento de La Habana

Por Teresa de Jesús Torres Espinosa

 

El Palacio del Marqués de Arcos, perteneciente al Centro Cultural Antiguo Liceo Artístico y Literario de La Habana, será escenario este martes 11 de junio (10:00 a.m.), del acto de inscripción oficial de la Serie documental Actas del Ayuntamiento de La Habana, período colonial, 1550 – 1898, en el Registro Regional del Programa Memoria del Mundo de la Unesco.

Estas Actas forman parte del Fondo Gobierno de La Habana, en el Archivo Histórico de la Oficina del Historiador de la Ciudad (OHCH). La serie está conformada por 273 libros, de ellos 211 son originales (1550-1898) y 62 trasuntados (1550-1809). Los originales recogen 15 409 actas manuscritas y están organizados cronológicamente, en tanto los trasuntados contienen 8 484 actas y tienen idéntica organización que los otros. Su conformación partió de un proceso de copia que duró algunos años.

En ellas coexisten diferentes tipos de letras y tintas aunque se destaca el uso de las ferrogalícas que han dejado su huella en el papel; tienen también diversas encuadernaciones: en tela de lino, piel y terciopelo.

Cuatro siglos de historia de una ciudad se develan en esta serie documental. Se trata de los documentos originales, únicos y más antiguos, que se atesoran en el Archivo Histórico de la OHCH y que sirvieron de motivación al Dr. Emilio Roig de Leuchsenring para crear, en 1938, el Archivo Histórico Municipal, con lo cual rescató, así, un patrimonio documental indispensable para la nación cubana e Hispanoamérica.

Los textos son de extraordinaria importancia para el conocimiento de la historia local y entender el intercambio entre la metrópoli y su colonia, así como descubrir los lazos del mundo con Cuba.

Las Actas dejan la huella de una institución colonial y su devenir en el tiempo: el Ayuntamiento. En ellas se recogen los planteamientos y discusiones de los problemas que interesaron a los pobladores del lugar, de índole económica, política o social y reflejan los hechos más significativos de cada una de las épocas.

Por su caudal informativo y su completamiento como conjunto documental, las Actas del Ayuntamiento de la Habana (1550-1898) proporcionan un cuadro de inestimable valor para la comprensión de una época caracterizada por la expansión del capitalismo y sus consecuencias para el surgimiento del actual orden mundial; documentan también el largo proceso de formación de una identidad habanera, en un primer estadio, y, posteriormente, cubana.

La base de datos y el índice impreso facilita el acceso a la información de los usuarios interesados en este material. Actualmente se trabaja en la restauración de los libros más antiguos y se prevé la digitalización progresiva de estas fuentes.

El Dr. Roig publicó las actas del período de 1550 a 1578 en tres tomos en los años 1937, 1939 y 1946 en la Colección Documentos para la Historia de Cuba, de la propia OHCH. Además de transcribir los textos de los libros correspondientes, estos incluyen estudios excelentes sobre la trasuntación, la historia de La Habana y sus curiosidades, índices temáticos y listados documentales. Esas publicaciones son también una manera segura de acceder a este conjunto documental.

La información que las Actas contienen, especialmente de los primeros siglos, es vital para la historia de La Habana y de otras provincias del país, pues por la división política de la época, las decisiones del Cabildo o Ayuntamiento trascendían el espacio habanero.

Así mismo sucede con Hispanoamérica, pues Cuba era colonia de España, y sobre sus Ayuntamientos locales recaía el peso de sus decisiones y, en particular, el habanero tuvo que batirse con no pocas situaciones difíciles que llegaban de lejanas tierras.

Estos libros poseen una valiosa documentación adjunta: cédulas reales impresas, limpiezas de sangre, publicaciones seriadas, dibujos…

“Las Actas Capitulares son un tesoro y la razón de ser de la OHCH. No se puede estudiar la historia agraria de Cuba, el desarrollo de las instituciones, la llegada de los médicos que se acreditan, el nacimiento de la sociedad habanera, sin contar con el Cabildo y sus Actas, felizmente conservadas”, ha señalado el Historiador de la Ciudad de La Habana, Dr. Eusebio Leal Spengler.

El hecho de “que las Actas Capitulares originales se mantuvieran al resguardo de la OHCH fue el resultado de una intensa batalla, tras la muerte del primer Historiador de la Ciudad, el Dr. Emilio Roig de Leuchsenring”. Esa decisión significó “el renacimiento de la colección histórica de la Oficina, de la Biblioteca Francisco del Valle, y, finalmente, de un Archivo, en el cual hoy hay una parte de la historia de Cuba, es conservada, papel a papel, objeto a objeto”.

El 6 de mayo de 1992 la Unesco creó el Programa Memoria del Mundo, conocido por sus siglas en inglés MOW,  para facilitar el acceso universal al patrimonio documental, preservar y aumentar  la conciencia  mundial sobre la existencia y la importancia del patrimonio  documental de la  humanidad. Es el legado del pasado a toda  la comunidad mundial presente y futura.

El Comité Nacional del Programa Memoria del Mundo de Cuba nació en 2002 y en un inicio quedó integrado por un grupo de instituciones y personalidades cubanas, a las que han ido sumándose  otros centros. A partir del 2004 Cuba comenzó la inscripción en los  Registros Nacional, Regional e Internacional. Hasta la fecha han sido presentados e inscriptos 14 en el Registro Nacional, 6 en el Regional y 3 en el Internacional.

Deje su comentario