Atrae el interés de las familias la Ruta por la Independencia « Habana Cultural

Atrae el interés de las familias la Ruta por la Independencia

Por Teresa de Jesús Torres Espinosa

Como una amena e interesante clase de historia transcurrió la Ruta por la Independencia que, en su primera jornada, abarcó recorridos por los museos de la Ciudad y Numismático, y la Casa Juan Gualberto Gómez, todas instituciones de la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana.

Esta propuesta de la edición 18 de Rutas y Andares para Descubrir en Familia está dedicada a los 150 años del inicio de las Guerras independentistas cubanas y propone un acercamiento a la historia de nuestras gestas libertarias, a partir de un recorrido por las colecciones referidas a figuras del independentismo cubano. Objetos personales, retratos, documentos, armas, monedas y billetes, sirven de pretexto para evocar el heroísmo de aquellos hombres, recordar sus acciones y honrar su significado histórico.

El aniversario 150 del inicio de las gestas independentistas cubanas ha sido visto como un proceso de continuidad y, por tal motivo, en esta ruta no solo se tratan momentos de la etapa colonial, sino también de la historia revolucionaria posterior, hasta el triunfo de la Revolución Cubana, en 1959.

Antes de conducir al público por las colecciones de las Salas históricas del Museo de la Ciudad -Cuba heroica y la de las Banderas-, la Historiadora Cindel Velázquez Cervantes, museóloga de esa institución, explicó que el edificio, desde su apertura por el ilustre don Luis de las Casas y Aragorri, en 1791, fungió como sede de gobiernos: el colonial español hasta su fin, en 1898; el interventor norteamericano de 1899 a 1902, y el de la República de Cuba de 1902 a 1920.

En la visita a la Sala Cuba heroica, dedicada al inicio de las gestas libertarias por Carlos Manuel de Céspedes, el 10 de octubre de 1868, el público admiró una colección de óleos de reconocidas figuras históricas, como el Padre de la Patria y Bartolomé Masó; objetos que reflejan las condiciones de vida de los mambises, cómo confeccionaban sus calzados, el armamento artesanal, libreta de notas de los próceres, carteras, cubiertos y muestras de arte popular de ese periodo.

Luego, el grupo penetró en la Sala las Banderas, que atesora una de las colecciones más importantes de la historia nacional. En sus vitrinas se exponen la bandera de Narciso López que, diseñada por Emilia Teurbe Tolón, fue confeccionada por señoritas de New Orleans y traída a Cuba en la expedición que realizara López; y la insignia que ondeara en el ingenio de La Demajagua, en el oriente cubano, cuando el alzamiento de Céspedes.

Además del inmenso óleo del pintor cubano Carlos Enríquez Moreno (1923-1981), nombrado “La muerte de Martí en Dos Ríos”, y de las 33 banderas que estuvieron en los campos de batalla del Ejército Libertador, los participantes en la ruta apreciaron en ese recinto objetos personales de Máximo Gómez y Antonio Maceo y un ejemplar de la primera edición de Los Versos Sencillos, de José Martí.

En el Museo Numismático, Jorge García, su especialista principal, comentó que este nació como institución cultural a partir de la resolución núm.151 del Banco Nacional de Cuba, el 11 de diciembre de 1975, por iniciativa de Raúl León Torras, entonces Ministro-Presidente de ese organismo.

El público conoció que la edificación posee dos salas principales: Sala del Circulante Monetario y Sala de la Medallística; en la primera se exhiben billetes, bonos y monedas que circularon en los territorios liberados de la República de Cuba en Armas. Los participantes en la ruta recorrieron con la mirada numerosas monedas, desde  las primeras creadas en Grecia y otros países, incluidas las de Cuba, hasta los momentos actuales.

La segunda área muestra las medallas, condecoraciones, proclamaciones, distinciones emitidas por España, desde su llegada a la Isla; las creadas a partir del triunfo de la Revolución Cubana y las de la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana.

Al llegar a la Casa Juan Gualberto Gómez, Tamara Compte Rojas, especialista principal de esta institución patrimonial, realizó un recorrido por las cinco salas y sus colecciones, que recogen la vida del patriota, su desempeño como periodista, esposo, padre, y los objetos que lo acompañaron en Villa Manuela y fueron donados por descendientes de su familia, sobre todo por la biznieta Mercedes Ibáñez Ibarra, que aún vive.

En este inmueble el prócer fundó los periódicos La Fraternidad, en 1879, y La Igualdad, en 1892, cuyas páginas se erigieron defensoras  de la integración racial del negro en la sociedad cubana, y abogaron por la total independencia de la Isla.

La Ruta por la Independencia, que transcurre cada martes en el presente verano, también incluye visitas a los Museos Armería 9 de Abril, del Tabaco, la Casa Natal de José Martí y el Bufete Azpiazo-Castro-Resende.

Comments are closed.