Nuevos graduados para la preservación del patrimonio histórico cultural

Por Teresa de Jesús Torres Espinosa

El Historiador de la Ciudad, Dr. Eusebio Leal Spengler, exhortó a los nuevos graduados de Licenciatura en Preservación y Gestión del Patrimonio Histórico Cultural a reflexionar que “el bien supremo que hoy reciben no es precisamente el pergamino que lo avala, sino la posesión real de esa lámpara que nos permitirá, por el camino arduo de la vida, marchar con la certeza de que conocemos nuestro destino”.

En la ceremonia, efectuada en el Aula Magna del Colegio Universitario San Gerónimo de La Habana, en el Centro Histórico, evocó el Dr. Leal que “la memoria no es constatable con un hecho material; la memoria es la expresión de un recuerdo, la expresión de cosas que hemos vivido. Así es la historia: la acumulación de acontecimientos vividos que se convierten en derroteros, en enseñanzas, en métodos para la vida, sin lo cual andaríamos por ella virtualmente ciegos (…) Eso buscamos: tener un sentido para nuestras vidas.

“Si la vida no tiene sentido, añadió, perderíamos el tiempo, perderíamos por completo la posibilidad de creer que la vida es útil para algo. Hay que tener motivaciones, anclajes, hay que tener virtudes que se hacen cívicas en la medida en que son compartidas por una comunidad humana, en este caso la de nuestra Patria, Cuba; la de nuestra ciudad, que el próximo año conmemora su aniversario 500”.

En tanto, Israel Corrales Vázquez, mejor graduado del presente curso, en nombre de sus compañeros aseguró sentirse orgulloso de haber estudiado en tan prestigioso Colegio. “Es nuestro deber llevar cada enseñanza en el corazón y ponerla en práctica, especialmente aquella que no se enseña en un libro, sino desde la experiencia. Nuestros profesores nos brindaron más de lo que en una cátedra se puede enseñar, por lo que estaremos eternamente agradecidos: por los valores, por la excelencia y el ejemplo de profesionales que hoy queremos ser”, afirmó.

El acto de graduación coincidió con el aniversario 218 del natalicio del insigne pensador y pedagogo José de la Luz y Caballero, cuya impronta debe constituir una verdadera inspiración para cada cubano y, en especial, para aquellos que se incorporan a la vida profesional.

El momento fue propicio para rememorar, en el año de los 150 años del inicio de las luchas por la independencia de Cuba, a los mártires universitarios que entregaron sus vidas por ese propósito, de los cuales muchos de ellos estudiaron en el mismo sitio donde hoy se erige el Colegio San Gerónimo de La Habana.

La VI graduación en la Licenciatura en Preservación y Gestión del Patrimonio Histórico Cultural devino homenaje al abogado, profesor e intelectual cubano Francisco González del Valle, quien dedicó su vida al mejoramiento de la enseñanza en Cuba.

En ese sentido, Leal exhortó a los recién graduados a tomar el ejemplo de ese ilustre maestro, y de los mártires universitarios cubanos, para evocar, cada día, ese modelo de hombre capaz de servir a la Patria y a la humanidad, y auguró: “Todo comienza ahora. Cuando se termina algo es que comienza otra cosa. Ahora hay un nuevo comienzo. Manténganse firmes en esa idea, desafíen todas las tentaciones; no cultiven nunca la mala virtud de la envidia, más bien cultiven la gratitud que es la más hermosa de todas.”

Como cierre de la ceremonia, los recién egresados entregaron al Dr. Leal un anillo como símbolo de los logros alcanzados a lo largo de su vida estudiantil y muestra de agradecimiento por contribuir a la educación de los jóvenes cubanos.

Deje su comentario