Reedita Ediciones Boloña Cuadernos de Historia Habanera

Por Teresa de Jesús Torres Espinosa

El Dr. en Gestión del Patrimonio, Michael González, destacó cinco importantes valores de los Cuadernos de Historia Habanera, publicados por Emilio Roig de Leuchsenring, Historiador de la Ciudad de La Habana, de manera ininterrumpida entre 1935 y 1964.

Durante la presentación de los primeros diez cuadernos, agrupados en tres tomos, González se refirió a su vigencia; carácter democrático y trasmisor de la labor de la Oficina del Historiador, así como explicó que esos textos fueron un espacio de publicación de los Congresos de Historia y se distinguieron por ser polémicos.

En el stand de Boloña, en la XXVII Feria Internacional del Libro, con sede en La Cabaña, el también director de Museos de la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana (OHCH) precisó que en esos volúmenes se manifiestan su diplomacia y las defensas y combates que Roig de Leuchsenring enfrentó para cambiar mentalidades.

Marjorie Peregrín Ávalo, coordinadora de la Colección de Historia Habanera, subrayó que, como un tributo a Emilito, estos Cuadernos ven la luz por la voluntad del Historiador de la Ciudad, Dr. Eusebio Leal Spengler, para que los jóvenes tengan acceso a todo lo publicado en sus páginas. Son una joya de incalculable valor, donde confluyen todas las corrientes historiográficas de la época, dijo, y añadió que la edición de estos textos ha sido una labor colectiva del equipo de Boloña, cuyo diseño estuvo a cargo de Gretel Ruiz-Calderón González.

La joven periodista explicó que el primer tomo compila los cinco primeros Cuadernos, en los que aparecen temas como el homenaje a José Agustín Caballero y Rodríguez; un detallado bosquejo histórico de la Plaza de Armas y las edificaciones emblemáticas que la rodean, así como la trágica muerte de Claudio José Domingo Brindis de Salas; el papel desempeñado por la Benemérita Sociedad de Amigos del País en pos de la cultura y el desarrollo de la nación, y el polémico informe de Roig sobre el nombre de las calles habaneras.

Manifestó que el segundo tomo reúne los Cuadernos seis y siete, consagrados a José Martí y Máximo Gómez. “A través de la correspondencia, documentos oficiales gestados en el fragor de la Guerra del 95, declaraciones emitidas a la prensa de la época (siglo XIX) y otros escritos, podemos aquilatar la grandeza en el pensamiento y la acción de estos próceres, en su sueño por alcanzar una patria libre y con decoro”.

Finalmente, Peregrín Ávalo se refirió al tercer tomo, que comprende los Cuadernos ocho, nueve y diez, en los cuales se agrupan la Autobiografía, de Juan Francisco Manzano; la primera serie de las Conferencias de Historia Habanera, dedicada a habaneros ilustres como Nicolás M. Escovedo, Francisco Frías y Jacott (conde de Pozos Dulces), Rafael María de Mendive, Anselmo Suárez y Romero, y Nicolás Ruiz de Espadero, junto a las intervenciones como parte del Curso de Introducción a la Historia de Cuba, organizado por Roig de Leuchsenring.

Tras recordar que Emilio Roig fue el primer Historiador de la Ciudad de La Habana, nombrado en 1935, Mario Cremata, director de Boloña,  indicó que él se preocupó desde los años 30 de la pasada centuria por crear un sistema de publicaciones que respaldara la labor de historiadores e investigadores, quienes estaban esforzándose por rescatar las tradiciones del pasado.

Con esta reedición de los Cuadernos, agrupados en forma de libro, Boloña se propone dar a conocer, en sucesivas entregas, los setenta y cinco volúmenes que integran la colección original, y, al mismo tiempo, divulgar la labor de promoción cultural desplegada por Emilio Roig de Leuchsenring, al frente de la OHCH desde su surgimiento, en 1938, hasta su fallecimiento, en 1964.

 

Deje su comentario