Director de Boloña dialoga con dieciocho figuras de su inspiración

Por Teresa de Jesús Torres Espinosa

Dieciocho sagaces conversaciones, de rigor periodístico, con músicos y musicólogos, artistas, ensayistas, literatos, bibliófilos, poetas, críticos, arquitectos, diplomáticos…, componen La voluntad de prevalecer, de Mario Cremata Ferrán, volumen presentado por el escritor Ciro Bianchi en el stand de Ediciones Boloña la XXVII Feria Internacional del Libro de la Habana.

Bianchi comenzó su exposición hablando sobre características distintivas de la entrevista, y explicó que “nadie se imagina la armazón de relojería que debe hacer el entrevistador”. También comentó acerca del surgimiento de ese género en Cuba y mencionó títulos de libros de entrevistas.

Destacó el periodista “la maldad que, quizás sin proponérselo”, ha manejado Cremata en sus diálogos. Él ha hecho, subrayó, entrevistas para la historia, pues sus interrogados son personas de avanzada edad; algunas de ellas muy ocupadas, que no resultó fácil sondearlas.

Tras valorar la capacidad del joven intelectual para escoger a los entrevistados y saber manejar la intimidad de ellos, su obra y sus criterios, el profesor e investigador agradeció al autor de La voluntad… la oportunidad de presentar este libro e invitó a su lectura y disfrute.

Sobre su primer texto de entrevistas, Cremata aclaró que no todas las conversaciones del libro tienen la misma extensión. Lo que sí está claro, señaló, es que todas esas figuras, con sus luces y sombras, han sido mi inspiración.

Al referirse al presentador de su obra, confesó que él siempre fue un fiel lector de Ciro Bianchi. “Él ha sido mi modelo como entrevistador durante muchos años”, aseguró.

Agradeció, asimismo, el quehacer de la diseñadora Claudia Hernández Cabrera para esta segunda edición del libro; a su amigo Luis Alberto Alonso por haberle proporcionado una foto preciosa de Alicia Alonso; a Vitalina Alfonso, a cargo de su edición; a su equipo de trabajo en Boloña y a su familia.

Ya en el volumen, en sus palabras al lector, Cremata apunta: “Admito que los diálogos reunidos aquí nunca fueron previstos para ser abrazados en un solo haz, como se nos presentan ahora. Sin embargo, debo reconocer que durante el último lustro y en trance de complicidad, muchas de estas voces me animaron a concentrar en un único volumen algunas de mis entrevistas, seguramente como un modo de rescatar del olvido su propio testimonio”.

“Desde luego, más allá de que todas nacieran de la admiración, me estimuló el dejar evidencia de una época, el siglo XX, por boca de quienes fueron en su ámbito, protagonistas. Como fue determinante también el sentimiento patrio, implícito en sus obras respectivas, y cuyo destello impregna algunos de los pasajes desgranados, a veces en el ocaso de sus días”.

Explicó que la mayoría de las entrevistas se publicaron en el periódico Juventud Rebelde;  las menos, en la revista Opus Habana, por lo que se notan los desbalances en cuanto a extensión, intencionalidad, motivo o proyección. Agregó que tampoco “en términos numéricos existe homogeneidad, pues en la mayor parte de los casos las páginas aquí reunidas desbordan las impresas donde originalmente vieron la luz, casi siempre por motivos de espacio, pero también por el perfil de la publicación”.

El orden cronológico seguido en el volumen, no obedece al momento de publicación del texto, y sí a la edad de los entrevistados, y, como dato complementario, aparece al final de cada uno la fecha de realización.

Al margen de las diversidades en las historias de vidas de figuras de la talla de Alicia Alonso, Fina García Marruz, Rosita Fornés, Zoila Lapique, Harold Gramatges, Alfonso Guevara, Roberto Fernández retamar, Monseñor Carlos Manuel de Céspedes, Ricardo Alarcón y Eusebio Leal Spengler, entre otros, los diálogos del volumen, en su conjunto, conducen por todo un esclarecedor trazado de la historia de la sociedad y la cultura cubanas, en un amplio espacio temporal que alcanza hasta nuestros días.

En el artículo “La entrevista como juego de inteligencias”, con el que se inicia el volumen, la investigadora cubana Miriam Rodríguez Betancourt comenta que “un género tan maltratado como la entrevista y, sin embargo, tan importante en la búsqueda de la verdad, adquiere aquí su más auténtica dimensión”.

Más adelante, la también profesora universitaria precisa que “no olvida Cremata Ferrán que, para lograr lo que se propone, cada entrevistado merece un cuestionario específico. A cada uno se acerca con respeto, por lo que sus figuras y sus obras significan para Cuba, pero sin que la admiración ceda terreno a la pregunta necesaria, la que espera el lector, la que demanda el tema, la que el propio periodista busca…”.

Explica que “sin la información que los protagonistas aportan en sus respuestas esta obra no sería todo lo buena que le reconozco, pero tampoco sin la amplia documentación del realizador, lo cual le permite elaborar preguntas que provocan respuestas y contrapunteos capaces de mantener en un nivel muy apreciable diálogos como los que en ellas se suscitan”.

Mario Cremata Ferrán (La Habana, 1986) es investigador y profesor adjunto de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana. Con asiduidad colabora para el periódico Juventud Rebelde y también textos suyos han aparecido en otras publicaciones nacionales, como La Jiribilla y Revolución y Cultura. En la actualidad integra el equipo de redacción de la revista Opus Habana y se desempeña como director de Ediciones Boloña.

 

Deje su comentario