Presenta Boloña dos libros dedicados al Padre de la Patria « Habana Cultural

Presenta Boloña dos libros dedicados al Padre de la Patria

Por Teresa de Jesús Torres Espinosa

“Carlos Manuel de Céspedes es la piedra angular del arco, en el cual se sostienen los principios fundamentales de la Revolución Cubana”, aseveró este martes el Dr. Eusebio Leal Spengler en la sala Nicolás Guillén, de la fortaleza de San Carlos de La Cabaña, donde acontece la XXVII Feria Internacional del Libro de La Habana.

El Historiador de la Ciudad presentó dos volúmenes, editados por Boloña, dedicados al Padre de la Patria, en el año en que se cumplen 150 años del inicio de las guerras por la independencia cubana: El camino de la desobediencia, de Evelio Traba, y Carlos Manuel de Céspedes. El diario perdido, de su autoría.

El intelectual apuntó que cuando concluyó la apasionante lectura de El camino…, acudieron a su memoria los ensayos y biografías ya clásicas inspiradas en la vida de Céspedes. “También, añadió, sus cartas, diarios y otros documentos que durante más de un siglo han delineado el perfil del fundador”.

Señaló que ”al aventurarse por tales senderos de la Historia, el escritor debió acumular durante años profundos conocimientos de la época, antes de adentrarse sin temor en el fatal extravío de los personajes de una gesta magnífica, pues otra cosa no fue la década gloriosa iniciada el 10 de octubre de 1868”.

El joven narrador cubano Evelio Traba (Bayamo, 1985) ofrece a los lectores un Carlos Manuel de Céspedes suyo, pleno de originalidad, totalmente creíble. Esta novela biográfica o biografía novelada discurre entre el soporte seguro del rigor investigativo y la expandida y rica imaginación del autor.

Con edición de Mario Cremata Ferrán y diseño de Claudia Hernández Cabrera, en esta novela, el autor se atuvo con suma seriedad a los hechos conocidos y refrendados por la historiografía en cuanto a la vida del iniciador de las guerras por la independencia de Cuba durante el siglo XIX.

La imagen de la cubierta del volumen es un retrato de Céspedes (1872), obra del artista J. Devich, expuesto en la Sala de las Banderas, del Museo de la Ciudad de La Habana, otrora Palacio de los Capitanes Generales.

Poeta y narrador, Traba se licenció en Psicología por la Universidad de Granma y ha cursado estudios de postgrado en literatura y lingüística. Fue ganador del Accésit Premio Latinoamericano y Caribeño de Novela Alba Narrativa 2012, con la obra La Concordia. Actualmente vive en Quito, Ecuador, donde se desempeña como profesor de Lengua y Literatura.

Al referirse al libro de su autoría, Carlos Manuel de Céspedes. El diario perdido (sexta edición), el Dr. Leal explicó cómo este llegó a sus manos y precisó que lo más difícil fue hacer su transcripción, efectuada por dos personas: Zoe Valdés y la anciana Nieves Arencibia, quien realizó la paleografía profesional del texto.

“En este libro aparece el Céspedes humano, sus debilidades como hombre y su grandeza política”, dijo, para luego manifestar su alegría de que veinte años después de su última edición aparezca este volumen precioso, con un excelente trabajo de corrección, a cargo de Mario Cremata, y el bello diseño de Claudia Hernández Cabrera.

Boloña ofrece esta nueva entrega, corregida, de un documento que constituye referente ineludible cuando se pretende una aproximación al contexto y los protagonistas de la saga literaria cubana en el siglo XIX; se trata de la transcripción cotejada según el manuscrito original del Diario del Padre de la Patria.

Los apuntes y reflexiones del iniciador de la Revolución corresponden a un periodo particularmente dramático de su trayectoria personal y como hombre público: Los tres meses que precedieron a su deposición como Presidente de la República en Armas y los avatares que condujeron a su reclusión en San Lorenzo, donde el 27 de febrero de 1874, víctima de una emboscada vil, su cuerpo herido de muerte se despeñó por un barranco.

Además del importante ensayo del Historiador de la Ciudad, al volumen se incorporan otros documentos de invaluable trascendencia. También en este caso, para la cubierta del libro se tomó una imagen de la bandera de la Sala de las banderas del Museo de la Ciudad, situado en el Centro Histórico de La Habana.

Comments are closed.