Boloña regala a los lectores un libro de arte

Por Teresa de Jesús Torres Espinosa

Marianao en el recuerdo es un minucioso y extenso recorrido por la historia, la geografía, el urbanismo, la arquitectura, la toponimia, los transportes, las diversiones, los deportes, la gastronomía, las grandes personalidades, las costumbres, los imaginarios y las leyendas que componen ese “estado del alma” que los aborígenes llamaron Mayanabo, que quiere decir tierra entre dos ríos.

Así afirmó el Dr. en Ciencias Históricas Félix Julio Alfonso, en la presentación de ese volumen, de Félix Mondéjar y Lorenzo Rosado, en el stand que ocupa Ediciones Boloña, en la XXVII Feria Internacional del Libro de La Habana, con sede en la fortaleza de San Carlos de la Cabaña.

Alfonso dijo que “esta obra es mucho más que una historia convencional de Marianao. Estamos en presencia de una verdadera enciclopedia temática marianense, y como tal debe ser leída”.

Más adelante precisó que las apretadas páginas del texto recorren los orígenes históricos y político-administrativos de Marianao; el esplendor azucarero y negrero de las familias oligárquicas; sus grandes mansiones y palacios; sus moradores ilustres; sus populosas esquinas, cafés, teatros y sitios de identidad; sus construcciones militares, industrias, cementerios, iglesias, escuelas, hospitales, puentes y túneles; grandes centros recreativos y de ocio; estadios; sus numerosos y bien urbanizados suburbios y repartos; y una pincelada histórica sobre la significación del territorio en las luchas por la independencia.

Por último, el intelectual elogió la dedicada labor de Ediciones Boloña, y aseveró que “estamos en presencia de un libro de arte. Su cuidada edición, su sobrio e impecable diseño, unido a su muy digna impresión, nos hacen mucho más disfrutable y ameno este vasto repertorio de crónicas, datos, noticias, relatos e imágenes”.

A nombre del dúo autoral de la obra, Lorenzo Rosado manifestó su satisfacción porque este volumen se presente en la Feria del libro dedicada al Dr. Eusebio Leal Spengler, Historiador de la Ciudad de La Habana, y también dirigió palabras de gratitud para todas las personas que contribuyeron a su materialización.

Luego de comentar que en el campo de la realización intelectual, hacer un trabajo entre dos personas no resulta fácil, indicó que en el caso de su quehacer junto a Félix Mondéjar fueron mínimos los criterios encontrados y prevaleció la armonía entre los dos.

Como afirma el prologuista Dr. José M. Cortiñas Temes, “esta monografía del  gran Marianao (…), no solo es una profunda y sistemática obra de investigación, de búsqueda en una abundante bibliografía, que incluye fotos de diversas épocas; resulta ser también una obra de amor al lugar en el que han vivido sus autores como justificación a sí mismos de ese interés y deseo de plasmar en este libro el sentimiento profundo y comprometido”.

En la Introducción de la obra se apunta que “este libro no pretende ser una historia de Marianao, pues su propósito es realizar un breve viaje por recuerdos que permitan al lector conocer la que fuera, hacia mediados del siglo XX, la segunda ciudad de Cuba, que se extendía desde el río Almendares hasta más allá del Quibú para detenerse en el río Jaimanitas”.

La obra está conformada, además, por nueve partes, entre ellas, Orígenes; Las piedras hablan; Sitios de identidad, lugares significativos; Capital del entretenimiento; Barrios y repartos del gran Marianao, y Conozcamos más de Marianao.

Graduado del Instituto Superior Pedagógico en la especialidad de Español y Literatura, Félix Mondéjar (Matanzas, 1941) se desempeñó como documentalista, editor de mesa e informático en la editorial Letras Cubanas. Es autor de las novelas Con perdón de los terrícolas, ¿Dónde está mi Habana?; Vida, pasión y suerte y Los que deben morir, entre otras.

Lorenzo Rosado (Artemisa, 1941) es miembro de la Sociedad Cubana de Historia de la Ciencia y la Tecnología y ha escrito los volúmenes La figura del aparejador en Cuba y Premios a la vida y obra en la ingeniería civil. Recibió en 2009 el Premio Nacional Vida y Obra de Ingeniería Civil.

 

Deje su comentario