Museos e historias controvertidas: decir lo indecible en los museos

Por Teresa de Jesús Torres Espinosa

El Consejo Internacional de Museos (ICOM) creó el Día Internacional de los Museos (18 de mayo), en 1977, para sensibilizar al público en general en torno al papel de estas instituciones en el desarrollo de la sociedad y tratando  siempre  de situar al Museo como centro de preocupación y reflexión ante los desafíos que tiene por delante la sociedad. De América a Oceanía, pasando por Europa, Asia y África, este evento internacional ha confirmado su fama, y hasta Cuba también llegan sus ecos.

Este año la efeméride transcurrirá con el lema Museos e historias controvertidas: decir lo indecible en los museos, y en ese sentido la Dirección de Patrimonio Cultural de la OHCH organizó numerosas acciones culturales. A propósito de esta fecha, Habana Cultural entrevistó a Margarita Suárez, directora de Museos de la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana (OHCH):

¿Qué opina del lema escogido este año por el ICOM para celebrar el Día de los Museos?

Aunque  realmente constituye un tema escabroso y difícil de abordar,  pienso que pone a prueba una vez más la capacidad que tienen las instituciones museísticas de servir de puente y de mediador ante los diversos conflictos que hoy día aquejan a muchos pueblos y comunidades, conflictos que nos afligen cuándo conocemos de la pérdida de asentamientos culturales, de monumentos históricos que forman parte de la cultura universal y, por supuesto, de la pérdida de vidas humanas que representan también la cultura y costumbres de un pueblo.   Son momentos muy dolorosos y de lo que se trata con este lema es  que nuestras instituciones abordemos  estos asuntos de confrontación con un enfoque conciliador, de entendimiento y con un sentido pacificador.

La Dirección de Patrimonio Cultural de la OHCH cuenta con 32 museos y el Planetario; sin incluir al Observatorio de Belén, que próximamente podrá ofrecer diversos servicios al público. ¿Cómo festejarán la fecha estas instituciones?

Los museos del Centro Histórico de La Habana también van a festejar ese día y muchos van a presentar momentos difíciles de la historia cubana, como fue la esclavitud en el período colonial. Habrá exposiciones y proyecciones fílmicas que se entrelazan con la actualidad mundial  a través de nuestras colecciones, así como  temas que tienen que ver directamente con el patrimonio cubano; en algunos casos por referencias de la historia y de las familias de antaño y otros que, por diversas razones, no han sido muy divulgados y muestran el trabajo de regreso del patrimonio cubano a la Isla para que sigan formando parte de la identidad cultural.

Como dato curioso, este 18 de mayo dos de nuestras instituciones cumplen aniversarios de fundación: la Farmacia Taquechel y el Museo de la Orfebrería, que llegan a su 21 cumpleaños.

¿Qué responsabilidad le ha concedido el ICOM a los museos?

De acuerdo con esta organización, los museos deben trabajar y evolucionar junto a una sociedad contemporánea que, por una parte, no deja de ser compleja y, por la otra, requiere de un conocimiento y aplicación de tecnologías que hagan que el público se sienta atraído y a la vez  pueda concientizar y reflexionar sobre diversos aspectos de la realidad que nos atañe.

Todo esto creando enlaces y maneras nuevas de presentar colecciones que, quizás, por sí solas no logren una comunicación oportuna.   De esta manera, el Museo debe estar atento a todo aquello que le rodea ya sea material o inmaterial y tratar de llevarlo al punto de mira de la comunidad que lo circunda, vivir y sentir con esa comunidad todo aquello que pueda representar su mejoramiento humano y espiritual.

¿En ese sentido, cómo han respondido los museos del Centro Histórico?

Creo que los museos en los últimos tiempos han dado muestra de esa capacidad creativa para interactuar con el público y, en esa dirección, los nuestros  han buscado espacios para la atención a diferentes grupos etarios, han logrado conocer inquietudes y gustos de sus públicos, y en la medida de nuestras posibilidades han cumplido ese importante rol que antes mencionamos. Sus proyecciones en programas públicos buscan siempre abordar temas nuevos, que sus colecciones agoten todos los enfoques posibles, ya sea de una manera individual o enlazando temas y colecciones entre varias instituciones museísticas.

Nunca es suficiente la interacción con la comunidad porque siempre habrá que trabajar para que ella se vea reconocida en sus inquietudes y gustos, para que sienta profundamente la necesidad de sentir suyo ese patrimonio tan rico que la rodea a diario, con el cual convive, y que ha sido elogiado y galardonado por la Unesco debido a sus altos valores patrimoniales.

¿Algunos desafíos de los museos habaneros en la actualidad?

Los museos tienen hoy día muchos retos, que van desde la actualización de las formas expositivas y su relación con el espacio, teniendo en cuenta que la mayoría de nuestras instituciones están enclavadas en edificios antiguos, muchos de gran valor patrimonial y que, por lo tanto, deben ser respetados en su integridad arquitectónica; pasando por el uso y aplicación de tecnologías capaces de hacerlos más atractivos y educativos, así como de  hacernos pensar y reflexionar sobre diversos temas.

Nuestros museos son diversos, de manera que en esa diversidad cultural deben contribuir a aportar conocimientos, maneras de convivencia,  de respeto y cuidado del patrimonio, y, sobre todo, a elevar la sensibilidad hacia el patrimonio.   Estos deben ser cada día fuente de conocimientos y en ese sentido se pone también a prueba la creatividad de los profesionales, quienes deben trabajar para que su institución sea reconocida por el público visitante.

 

Deje su comentario