Programa Social de Atención al Adulto Mayor

La Oficina del Historiador de La Habana ha impulsado una obra de alto valor social, que se distingue por su impacto comunitario y la atención a grupos vulnerables.

En la década del 90 se iniciaron un conjunto de acciones dirigidas a las personas de la tercera edad.  Con el paso del tiempo, la gestión cultural orientada a este público se fue ampliando y fortaleciendo, lo cual dio paso al surgimiento del Programa Social de Atención al Adulto Mayor, coordinado por el Centro de Gestión Cultural de la Dirección de Patrimonio Cultural.

El Programa promueve la integración de los adultos mayores y ofrece, desde el ámbito cultural, posibilidades para su desarrollo personal y social.

Esta experiencia ha devenido en un espacio de saberes compartidos que privilegia la participación activa de los adultos mayores, cuya memoria es parte valiosa de nuestro patrimonio.

Desayuno cubano

El proyecto figura entre los más antiguos del trabajo sociocultural con la tercera edad. Cada año participan en él aproximadamente 8000 adultos mayores de todos los municipios de la capital cubana.

Luego de la identificación y convocatoria previa de grupos de ancianos, los museos invitan cada semana a degustar un desayuno y a disfrutar de una actividad cultural. Entre las principales propuestas se encuentran los recorridos guiados por colecciones permanentes o transitorias, conferencias, reproducción de audiovisuales, presentaciones musicales o literarias, charlas interactivas sobre temas vinculados al museo, así como otras cuestiones relacionadas con esta etapa de la vida. Estos encuentros posibilitan el aprendizaje, el intercambio de conocimientos y experiencias.

Talleres de creación

Espacios de intercambio orientados al aprendizaje de nuevos conocimientos, al desarrollo de habilidades y al rescate de tradiciones.

Entre las variadas propuestas temáticas se encuentran: naturaleza, manualidades, bienestar emocional, danza, pintura, literatura, culinaria, computación y tecnologías de la información, colección facticia e investigación.

Los talleres ofrecen la posibilidad de adquirir nuevos saberes y estimulan la socialización. Tienen un impacto positivo en la autoestima y la calidad de vida de los participantes, en la medida que fomenta el reconocimiento personal y familiar. Asimismo, incitan a la participación en actividades colaterales como conferencias, eventos, encuentros intergeneracionales y celebraciones colectivas. Los resultados alcanzados aportan al desarrollo institucional.

Espacios fijos

Variado programa de actividades culturales que se desarrollan durante todo el año, con una frecuencia mensual y horarios diversos. Presentaciones escénicas, musicales, literarias, conferencias, ciclos audiovisuales y recorridos guiados se encuentran entre las principales propuestas, vinculadas siempre con el perfil cultural de los museos, casas-museo y centros culturales.

El museo va a la comunidad

Proyecto que extiende su alcance a los adultos mayores vinculados a las Casas de Abuelos y a otros centros para la tercera edad del municipio La Habana Vieja.

Los especialistas de los museos se desplazan hacia estas instituciones para promover el conocimiento y la vida cultural de sus espacios, a través de charlas interactivas, peñas, proyecciones audiovisuales, exposiciones de piezas museables y talleres.

Jornada del Adulto Mayor en el Centro Histórico

Evento central más importante que se organiza como parte del Programa, dedicado a la celebración del Día Internacional del Adulto Mayor, el 1ro. de octubre. Esa jornada comprende un amplio programa cultural y académico que incluye concursos, artes escénicas, visuales, música y literatura, y resulta un momento especial para visibilizar, reconocer el trabajo realizado y continuar estimulando la participación de los adultos mayores.

Al mismo tiempo constituye una oportunidad valiosa para el desarrollo de actividades metodológicas dirigidas a los especialistas de la red de instituciones museales involucradas en el Programa.

Programa de la Jornada de la Tercera Edad